Lugares para perderse después de la boda

separator

Japón 

Una de la primeras preguntas que le hacemos a nuestros novios es dónde se irán de luna de miel. No lo podemos evitar, es una de nuestras pasiones: viajar, viajar y viajar. Aquí os dejamos la primera de nuestras propuestas.

En Japón es difícil elegir que es imprescindible, ya que el país entero es un imprescindible.

Los alojamientos tipo japonés o Ryokanes, originalmente se crearon para hospedar visitantes a corto plazo pero hoy utilizan como hospedajes. Sus habitaciones se componen de suelo de tatami o esteras y las puertas son puertas japonesas corredizas hechas de papel o shoji. Para dormir se extiende un futón o colchón japonés que luego se pliega al levantarse. Muchos sitios tienen también pequeños onsen o baños termales colectivos o privados y ofrecen cenas de degustación (denominadas kaiseki) de platos típicos de la zona. En algunos sitios se ofrece la posibilidad de vestir un yukata (un sencillo kimono de algodón), principalmente para utilizar las zonas de baños termales. 

Kioto es de las ciudades más importantes de Japón cuando visitemos el país nipón.  Has de conocer lugares increíbles como el Palacio Imperial, el Templo Dorado, el castillo Nijo, los templos de Kiyomizudera, Ginkakuji o Sanjusangendo, el Mercado de pescado Nishiki, o las geishas del distrito de Gion

No hay que perderse barrio de Sannenzaka, tanto en el bullicio de la mañana con sus tiendas y turistas que merodeando como a la  caída de la noche, bajo  la luz cálida de sus farolas, cuando las calles de Sannenzaka se inundan un silencio espectacular.

Si se dispone del tiempo necesario, una cosa que se puede hacer en Kioto, es vestirse de Geisha o maiko (o samurai los hombres). El vestirse lleva bastante tiempo, entre 1 y 2 horas, recomendado para la gente que dispone de varios días en Kioto (es el único sitio donde sé que hay esa posibilidad).

A las afueras de Kioto, encontramos el bosque de bambu de Arashiyama que se ha hecho famoso por ser uno de los más bonitos y espectaculares de Japón. Es un lugar único de paz y tranquilidad, provocado por los silbidos del viento entre las cañas de bambú. 

A menos de 20 minutos de Kioto encontraras más de 10.000 puertas repartidas a lo largo de 4 kilómetros componen el santuario de Fushimi Inari, que te dejarán con la boca abierta.

Hablar de Tokio es hablar de sus noches, sinónimo de luces, neones y carteles luminosos sobre todo en el barrio de Shinjuku. Junto con el súper cruces de peatones de Shibuya (donde cada día, pasan más de 1 millón de personas) probablemente sean las imágenes que más hemos visto de Tokio.

Otra visita imprescindible en Japón es el mercado de pescado de Tsukiji ,el sitio ideal para comer un buen sushi y cuya subasta es toda una experiencia, para aquellos valientes que quieran madrugar.

Para experiencia real, prueba con el metro de Tokio justo en hora punta…todos muy disciplinados, eso sí, están por todos sitios!!

Para disfrutar de unas vistas de películas tendréis que subir a bar de  hotel Park Hyatt y sentirse “Lost in translation” por unas horas. En Akihabara encontrareis el paraíso de las compras frikis: tiendas de manga, comics, replicas de todo tipo de series y un sin fin de objetos.

Uno de los iconos de Japón es el Monte Fuji. El mejor sitio para verlo, es el lago Ashinoko, en Hakone, desde donde en un día claro contemplar las magnificas las vistas del monte sagrado.

Tampoco puede faltar la visita a Miyajima, la isla santuario y su enorme tori flotante. Desde Hiroshima sale un ferry que te lleva a la isla.  Una vez allí, podéis degustar sus fantásticas ostras de los puestos callejeros esperando la caída de la tarde y sus espectaculares vistas del Tori sobre el mar en un marco sin igual.