No todos los vestidos son blancos...

separator

Vestir de blanco es una de las tradiciones más antiguas de la humanidad.

La persona que puso de moda el vestido de novia blanco fue la Reina Victoria I del Reino Unido el 10 de febrero de 1840, fecha en la que contrajo matrimonio con Alberto de Sajonia Coburgo-Gotha.

Hasta entonces, era costumbre utilizar vestidos de novia de diferentes colores, más que nada porque estos eran reutilizados para otras ocasiones.  El color plateado solía ser el elegido y reservado para reinas y grandes damas.

Pero la Reina Victoria tuvo el capricho y gran idea de elegir el color blanco para su vestido de novia. La fotografía oficial del retrato de boda fue extensamente difundida y, a raíz de ahí, muchas novias fueron optando por escoger un vestido similar en honor a esa elección.

En el siglo XX, algunas corrientes quisieron vincular el color blanco del vestido de novia a la pureza, inocencia y virginidad. Pero antes de la boda la reina Victoria, el vestido de novia era muy diferente a lo que conocemos ahora.

En la Edad Media, las novias usaban vestidos rojos con decoraciones doradas. Así representaban el poder y su realeza.

Durante el Renacimiento, el color no era importante, sino los bordados, las piedras preciosas, perlas y diamantes que llevaba el atuendo.

En el siglo XIX, las novias de clase media optaban por casarse con vestidos oscuros, para utilizarlos más de una vez.

En Oriente, las mujeres llevaron velos desde hace 4 mil años. Las solteras como señal de modestia, mientras que las casadas, como sumisión a sus cónyuges.

En el islam, las novias se casan con una túnica negra, lo que significa señal de pureza.

Ahora, las tradiciones y costumbres han cambiado,  la novia decide qué vestido usar sea blanco, beige o rosa. Existen muchos otros colores y significados:

  • Rojo: Este color atrae la buena suerte. Te identifica como extrovertida, confiada y optimista.
  • Azul: Representa el amor verdadero de la dama hacia su futuro esposo.
  • Rosa: Se  asocia a la feminidad y a la juventud, aunque también simboliza la felicidad para los recién casados.
  • Perla: Simboliza una mezcla de sentimientos, se unen el amor y cariño con la confianza hacia el novio.
  • Amarillo: Aunque está asociado a la mala suerte, nada tiene que ver en otras culturas que los asociaban con el dios del amor y por lo tanto, la pareja está bendecida con un amor duradero.
  • Negro: El color de nuestras abuelas…Es un color de poder y control, de prestigio y elegancia.

Está claro que el color dominante en todos los vestidos de novia, es el blanco. Pero desde hace alguna que otra temporada, los diseñadores apuestan por las novias modernas y atrevidas.

Los colores invaden los vestidos de novia para realzar la feminidad y otorgar esas pinceladas contemporáneas.